Portada

Currículo

Artículos

Traducción

Enlaces

Estudiantes

 

ARTÍCULOS

 

El punto y coma (;).

 

 
 
 

El punto y coma, un signo intermedio

 

Este signo de puntuación, el punto y coma (;), también llamado colon, viene a ser un signo intermedio entre el punto (.) y la coma (,). Es decir, se utiliza normalmente para separar partes del párrafo entre las que existe un mayor vínculo que cuando se utiliza el punto; pero menor que cuando se utiliza la coma. La elección entre el punto y coma y los otros dos signos —el punto y la coma— es muchas veces un tanto subjetiva: no existen unas normas fijas exhaustivas que delimiten dónde colocar este signo de puntuación.

        El punto y coma se suele utilizar cuando, por ejemplo, hacemos una enumeración en la que los componentes de esa enumeración ya están utilizando la coma: Cuando fui al cine vinieron conmigo Pedro, que es vecino mío; Ana, que es compañera de clase; Juan, que es amigo de Ana, y María, que es una amiga de la universidad. Nótese que cuando nos encontramos con una conjunción —y, en este caso—, normalmente la última oración de la serie, sustituimos el punto y coma por una coma. Otro ejemplo: El sábado por la mañana estuve viendo la tele; por la tarde, fui a comprar al supermercado, y por la noche, conecté el ordenador a Internet. También se utiliza el punto y coma para dar explicaciones sobre algo que se acaba de decir: Mi hermano estudia Educación Física; desde hacía años le fascinaba el deporte. Otro caso en el que es habitual usar este signo de puntuación es cuando se relacionan distintos puntos de vista sobre un asunto: Sobre la pena de muerte, muchos estaban de acuerdo; otros, en cambio, estaban en contra; por último, había algunos que preferían no opinar. Una situación muy importante en la que debemos utilizar el punto y coma es tras haber mencionado una idea general y pasar a describir una particularidad: Todos los coches me han encantado; sin embargo, cuando vi el último modelo de BMW... O A mi padre no le gusta mucho el cine; eso sí, cuando ponen una del oeste no hay quien lo mueva del sofá. En otras ocasiones sustituye al punto entre dos cláusulas cuando entre ellas existe una relación ideal muy estrecha: Queremos ir a Amsterdam el próximo fin de semana, pero no encontramos alojamiento; si ustedes encuentran algo, avisadnos con antelación.

        Conviene añadir que se debería alternar en la medida de lo posible el punto y el punto y coma de manera que no quede el texto entrecortado; y sí, fluido, que es, al fin y al cabo, de lo que se trata. Lo que tiene este signo de subjetivo, también lo tiene de complicado: no es fácil saber utilizar el punto y coma; pero si logramos aprender a dominarlo, avanzaremos mucho en nuestra capacidad de creación textual, ya que es una herramienta muy útil más a nuestra disposición.

 

Ovidio Cordero
ovidio.cordero (at) gmail.com

[Siguiente artículo: Cuestión de estilos.]